7 de diciembre de 1871. Salamanca. Frío. Nervios. La M. Cándida y sus primeras compañeras están instaladas en la casa de la calle Gibraltar. Al día siguiente van a seguir los pasos inspirados: fundar la Congregación de las Hijas de Jesús.

Tiempo de alegría. Agradecimiento. GRACIAS, Señor!

Por eso, hoy unimos nuestro corazón de oriente a occidente laicos e Hijas de Jesús. Fraternalmente agradecemos al Señor lo vivido en este año y renovamos interiormente nuestro HÁGASE, como María. Porque María sí entendió al Señor y por eso guardó sus palabras en el corazón. En silencio acogió lo que Él quería hacer.

En María encontramos un sincero referente para nuestra fe. María es para nosotros un modelo de encarnación. Un camino que nos habla de ir tejiendo y haciendo realidad la voluntad de Dios en nuestra vida. HÁGASE es la respuesta sincera, profunda y comprometida de María ante el plan de Dios.

Y ese “Hágase” se concreta en María en algo más que una palabra pronunciada en un momento preciso de su vida; sino en una serie de valores, actitudes, virtudes que practicó a lo largo de su vida.

Damos gracias por su confianza, por dejarse hacer por Dios. Damos gracias.

¿Por qué puedes dar gracias hoy? Dilo en alto. Da gracias. Demos gracias juntos. Dejemos unos minutos de silencio para agradecer.

Doy gracias por…

Al terminar... pincha aquí para cantar el Mil Albricias

Viva la Inmaculada! ¡Viva la M. Cándida!

0
0
0
s2sdefault