“Peregrinando hacia el corazón”

Seguimos nuestro peregrinar en esta experiencia de Última Probación. Somos una comunidad multicultural y universal que comparte la vida, con todas nuestras riquezas internas,  experimentamos la fuerza y el ánimo para seguir a Jesús con libertad interior y alegría.

Cuando terminamos la Ruta de Madre Cándida, iniciamos otra etapa, la profundización de aspectos del  carisma regalado por el Espíritu a nuestra Madre Fundadora y nuestra espiritualidad. Ha sido un regalo de Dios sentir como se  nos invita también a nosotras hoy, a configurar nuestra vida con la de Jesús.  

Estar en Roma está siendo una  verdadera gracia,  estamos viviendo una fuerte experiencia de Iglesia, experimentando la comunión y la diversidad. Nos ayuda contemplar a las personas, tan diversas entre sí, convocadas por una fe, esperando una palabra de esperanza y ánimo de nuestro Papa Francisco.

En este momento estamos disponiendo de toda nuestra persona para vivir la experiencia  de los Ejercicios Espirituales de mes, para ello, hemos profundizado la autobiografía de San Ignacio de Loyola, contrastándola con nuestra vida, estamos animadas, con muchas expectativas y sobre todo con muchos deseos de,  “…  entrar en los Ejercicios Espirituales  con grande ánimo y liberalidad con su Criador y Señor, ofreciéndole todo su querer y libertad, para que su divina majestad, así de su persona como de todo lo que tiene se sirva conforme a su santísima voluntad.  (Anotación 5 EE).

Los ejercicios espirituales son la esencia de nuestra espiritualidad.  La Madre Cándida defendió con valentía y audacia nuestro espíritu ignaciano, en la iglesia. “ella como Ignacio descubre que Cristo es el Todo de su existencia, el centro de su vida y de sus ser”

Agradecemos a la entera Congregación por posibilitarnos esta  profunda experiencia de encuentro con el Señor y tantas realidades. Iniciamos el 01 de enero/ 20018 hasta el 31 del mismo mes; nos acompañara Ignacio Echarte, S.J.

  Contamos con sus oraciones, para ser sensibles a la voz amorosa de Dios.

 

Hermanas de la Última Probación

0
0
0
s2sdefault