El Papa Francisco nos invita a celebrar la Jornada Mundial de los Pobres. Ellos/as son los protagonistas en este día. Él mismo nos hace conscientes de que “conocemos la gran dificultad que surge en el mundo contemporáneo para identificar de forma clara la pobreza. Sin embargo, nos desafía todos los días con sus muchas caras marcadas por el dolor, la marginación, la opresión, la violencia, la tortura y el encarcelamiento, la guerra, la privación de la libertad y de la dignidad, por la ignoración y el analfabetismo, por la emergencia sanitaria y la falta de trabajo, el trafico de personas y la esclavitud, el exilio y la miseria, y por la migración forzada. La pobreza tiene el rostro de mujeres, hombres y niños explotados por viles intereses, pisoteados por la lógica perversa del poder y el dinero. Que lista inacabable y cruel nos resulta cuando consideramos la pobreza como fruto de la injusticia social, la miseria moral, la codicia de unos pocos y la indiferencia generalizada… Todos estos pobres –como solía decir Pablo VI– pertenecen a la iglesia por derecho evangélico y obligan a la opción fundamental por ellos”.

Desde FASFI nos unimos a estos sentimientos y hacemos lo posible para que todas estas situaciones de las que se hacen mención cambien. Es una misión compartida por muchos y estamos acompañados en este proceso.

FASFI

0
0
0
s2sdefault