Villasunción para la Congregación de las Hijas de Jesús

Fue nuestra primera casa de acogida al llegar a Bucaramanga para fundar el Colegio Reina de la Paz. Nuestras HH. Verónica Tejedor y Concepción García Nieves fueron hospedadas en ella por las HH. Esclavas de Cristo Rey, Religiosas que llevaron esa casa y permanecieron en ella hasta el año anterior, dejando un lindo recuerdo.

De las Hermanas de la Región Colombia Venezuela muchas, en varios momentos, hemos hecho E.E. en esa casa de tan gratos recuerdos. Incluso una de las reuniones de equipos de gobierno F.I. de América con nuestra actual Superiora General con un encuentro que nos dejó huella, cuando estaba al frente de la remodelación de la casa, el P. Gerardo Arango q.e.p.d. y cercano a varias Hijas de Jesús.

Grupos de estudiantes del Colegio Reina de la paz desde el año de 1976 hasta hoy, como grupos de educadores también han tenido la oportunidad de vivir ricas experiencias espirituales y de E.E. en se maravilloso encuentro con el Dios de la Vida, consigo mismos y su compromiso de fe.

Lo más significativo y reciente fue el encuentro para estudiantes de últimos años del Colegio Santander - en el que tuve la oportunidad de trabajar como educadora del año 1973 hasta cuando ingresé a la Congregación-, los días 14 a 17 de agosto.

Experiencia organizada por la CVX Bucaramanga a quien le pidieron atendiera esta solicitud, apoyada por el P. Julio Jiménez y por mí.

Estando tan reciente nuestra participación en el XVIII Simposio de E.E. vimos que era una bella oportunidad para apoyar a estos jóvenes de un colegio estatal y de sectores muy populares. Fue muy grato volver a constatar que, el sueño del P. Upegui S.I. como el compromiso ignaciano de atender a la juventud y en especial la más vulnerable es un grito de misión hoy en la Iglesia.

En las evaluaciones de estos días, tanto por parte de los jóvenes como por el equipo que sumimos la experiencia iban surgiendo nuevas mociones a discernir y a proyectar.

Gracias Villasunción por ser nuestra casa, por toda su misión evangelizadora a lo largo de estos 65 años. Gracias al P. Julio Jiménez por este acertado detalle de volver a pasar por el corazón esa linda historia de amor escondida, por su entusiasmo para dinamizar la obra en este tiempo y por todo el personal que calladamente la hace posible.                                        

Teresa Ramírez F.I.

0
0
0
s2sdefault