Nuestra Experiencia en la Comunidad de Pueblos Indígenas (PI)

Por Francis Esmetalda, miembro del Equipo Provincial de Apostolado Social (AS)

"Nuestro desafío ... debe ser mantener, servir y dar esperanza a nuestro mundo, especialmente a la humanidad que sufre". En esta línea de la explicación del icono para el Apostolado Social (AS) resuena mi experiencia personal y mi reflejo durante la exposición de los Equipos Provinciales y Regionales de AS.

Como respuesta al llamado de animar al Apostolado Social (AS) como una llave que debe impregnar nuestra vida, la Provincia Hijas de Jesús-Índico-Pacífico organizó la exposición conjunta para el Equipo Provincial de ASVy los Grupos Núcleos Regionales el 10 de agosto. 11, 2018 en Brgy. Tina, Hamtic, Antique. Junto con Hna. Georgita P. Hormillosa, F.I., éramos 12 en el grupo, compuesto de lo siguiente: 3 de Metro Manila, 2 de Panay-Guimaras, 3 de Cebú y 4 de Mindanao. Los participantes de la exposición conjunta fueron muy bien recibidos por el F.I. hermanas y personal del Colegio de las Hijas de Jesús el 9 de agosto de 2018, fiesta de Santa Cándida. Nuestro grupo recibió una orientación por parte de Sr. Gette en la tarde del 9 de agosto. Los preparativos finales (empaque de alimentos, etc.) siguieron inmediatamente después de la orientación.

Salimos temprano en la mañana lluviosa del 10 de agosto. Al llegar a Hamtic, nos dijeron que el único medio de transporte que nos podía llevar a Brgy. Tina pasó por el "habal-habal" (motocicleta). Este fue el primer desafío que tuvimos que enfrentar al ir al área de exposición. Al mismo tiempo, fue una oportunidad para nosotros de experimentar más de cerca la vida de la comunidad de IP. Gracias a Dios, nuestro grupo llegó sano y salvo a la Escuela Primaria Tina. Allí, fuimos recibidos calurosamente por el director de la escuela, los profesores, los estudiantes, algunos funcionarios de barangay y las familias anfitrionas. Después de un breve programa y después de almorzar, nos presentaron a nuestras familias anfitrionas.

Nuestra corta estadía con nuestras familias anfitrionas nos permitió vislumbrar sus vidas simples: sus medios de vida, su familia y su vida comunitaria, y sus sueños. Al igual que los miembros reales de la familia, pudimos ayudar a preparar la comida, cuidar a los niños y ancianos, cuidar la tienda de sari-sari, atender a los animales domesticados y otras tareas. Nuestra experiencia de exposición también nos permitió ver tanto las "pobrezas" que la comunidad está experimentando como los diferentes signos de esperanza presentes en ellas. A pesar de las dificultades en la vida, mantienen firmemente su amor por la familia, se esfuerzan por mejorar la calidad de su vida y le dan mucha importancia a la educación como un medio para que sus hijos tengan un futuro mejor.

El intercambio y el procesamiento de las experiencias y la reflexión se realizaron el día después de nuestra exposición. Era un momento para nosotros para ver las conversiones en nuestras actitudes (como deshacernos de los sesgos con el "ati", aumentar la sensibilidad hacia nuestra forma de relacionarnos con los demás, menos obsesión por el orden y la limpieza, ser más abiertos a las realidades presentadas para nosotros, tener una comprensión más profunda de la SA). También era hora de que confrontemos nuestras propias actitudes que nos hacen resistentes a la experiencia y al AS.

Cuando terminamos nuestra exposición y volvemos a las realidades de nuestras respectivas escuelas y centros, traemos el desafío de vivir verdaderamente el AS en nuestras vidas diarias y de influir en los demás para que hagan lo mismo. Como en las palabras del Hna. Gette durante nuestra orientación "a los que tienen hambre, denles justicia, y a los que no, hambre de justicia".

0
0
0
s2sdefault