Así, estas dos jóvenes dominicanas – Johanna y Massiel – tras largos años de formación, sintieron ser “elegidas” por Dios para el seguimiento de Jesús, y se dispusieron a entregar sus vidas, generosamente, en las manos del Padre, dejándose consagrar, perpetuamente, por El, en la Congregación de las Hijas de Jesus.
La celebración fue el día 02 de abril de 2016, a las 10 horas, en la Capilla de la Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús, en el Politécnico Nuestra Señora de las Mercedes, en Santiago de los Caballeros - República Dominicana, región caribeña de la Provincia Brasil-Caribe.
La fecha es muy significativa! El 2 de abril de 1869, hace 147 años, la Madre Cándida, entonces Juana Josefa, rezando delante del altar de la Sagrada Familia, en la Iglesia del Rosarillo, recibe de a Virgen Maria la inspiración para fundar la Congregación de las Hijas de Jesus.
La Eucaristía fue presidida por Monseñor Freddy Bretón Mercedes, arzobispo de la diócesis y tío de Johanna. La hermana Sonia Regina Rosa, nuestra superiora provincial, recibió con alegría y esperanza, los votos emitidos por las neo-profesas, Johanna y Massiel.
“...Yo,.. delante de la Virgen Maria, Madre de Dios... y de todos los aquí presentes, hago a Dios todopoderoso... voto de perpetua castidad, pobreza y obediencia... y voto de ir a cualquier parte del mundo… a enseñar el catecismo de la doctrina cristiana y cumplir los demás oficios propios de la Congregación.”
En la procesión de entrada:
• El cuadro del Rosarillo, delante del cual la Madre Cándida escuchó lo que Dios le decía: “Esta es la elegida por mi” para una obra que parecía imposible, a no ser con la promesa de que “la obra no es vuestra, mas de Dios”…
• La Superiora Provincial, acompañando Johanna y Massiel… que en aquel acto representaba la Superiora General, y con ella, simbólicamente, todas las Hijas de Jesus del mundo entero, la Iglesia, como testigo y apoyo a las dos neo-profesas;
• Los familiares de Johanna y Massiel... Toda vocación nace en el seno de las familias, la primera Iglesia donde nos incorporamos por el bautismo, donde sus valores y testimonios de vida van alimentando la semilla de la vocación.
¡Una asamblea grandiosa! Más de 500 personas acudieran a la celebración: familiares, hermanas, religiosos y religiosas, educadores de nuestras obras apostólicas en Caribe y muchos amigos e amigas, testimoniaron el compromiso de esas dos jóvenes y rezaran para que, en la fidelidad al Dios que llama, ellas sigan sosteniendo el “Si” que en esta fecha, proféticamente osaran afirmar, en el camino de seguimiento de Jesús, como sus Hijas.
Felicidades, Johanna y Massiel! Nosotras, las Hijas de Jesus, y la gran familia de Santa Cándida, las acogemos con mucho cariño y gratitud, deseando ser siempre en sus vidas, hermanas, amigas y compañeras, apoyo y compromiso en la fidelidad al querer de Dios.

0
0
0
s2sdefault