Es inmensa la alegría que invade mi vida, alma y corazón, pues este pasado 21 de enero día de Nuestra Señora de la Altagracia, fue la entrada a la Congregación e inicio del Postulantado. Esta celebración tuvo lugar en nuestra casa en Licey al Medio, Santiago (República Dominicana).
 
Siento que esa semilla que Dios plantó en mí, ya está germinada y sus raíces van penetraron lo más profundo de mi ser, convirtiéndola en un amor firme, en un amor fiel.
 
Sentirme Hija Amada es una de las mayores gracia recibida es estos días. Estos días que han sido de mucho dolor, desconcierto, tristeza…por la muerte inesperada de mi querido hermano y es justamente ahí donde la bondad de Dios se ha manifestado, es ahí donde una vez más me mira fijamente y me dice: "Yo estoy Contigo". Y es cuando el dolor y la angustia dan paso a ese amor profundo que le da vida y sentido a mi ser y, que me sigue lanzando a la vida desde Jesús, deseando poner todo mi empeño para que el plan de Dios en mi vida siga siendo mi fundamento, mi deseo y mi vida entera.
 
Hoy le doy profundamente las gracias a Dios por ir mostrándome su amor profundo, verdadero, fiel… por regalarme a su Hijo que con su modo de ser y proceder me conquista y me sigue llamando a querer ser como El. Gracias a la Congregación Hijas de Jesús  por ser  puente, camino, hermanas… que con su carisma y modo de vida van haciendo que mi Sí sea más firme y verdadero.
 
Me viene una frase que me compartió una de mis acompañantes en este proceso: “lo que es de Dios permanece y si es de El, El mismo te irá regalando eso de lo que te enamorarás” y verdaderamente es así. Hoy una vez más lo confirmo. Estoy enamoradísima de Jesús y de lo que va haciendo en mi vida. Todo se me ha dado por pura gracia.
 
Santa Maribel Adon (Dianny)
0
0
0
s2sdefault