Durante la visita de la Hermana Lynn Falsis a Japón, del 7 al 20 de noviembre de 2019, aprovechamos su presencia para presentar por primera vez a nuestros Colaboradores Laicos la parte del GC XVIII que los involucra: las seis llamadas universales de la Congregación para los próximos seis años. ¿Cómo hacemos la transmisión a los no cristianos, es decir, en un país donde solo el 0.3% de la población total son católicos? ¿Cómo nos comunicamos con ellos usando un idioma que no conocen, incluso en japonés, porque son "expresiones o terminologías de la Iglesia"? ¿Entenderán el contexto de la Carta No. 1 de la Madre General, dirigida a ellos? Estas fueron algunas de nuestras preocupaciones.

Tuvimos dos transmisiones: el 11 de noviembre, en Akenohoshi Pre-School, Hayama y el 14 de noviembre, en la resicencia de chicas de Shotoku Gakuin, Matsue City, Shimane –ken. La hna. Yoli Brandolin y Hna. Angeles Kaneko dirigieron el primer grupo y las Hnas. Lynn y Flor el segundo grupo.

Preescolar Akenohoshi. Asistieron nuestros maestros y personal de tiempo completo, en total, 14 participantes. De estos, solo dos son católicos, el resto son budistas y sintoístas. Dos han asistido al 3er IEL en Filipinas, y uno, al anterior Congreso FI. La Hna. Yoli les explicó en un lenguaje sencillo los antecedentes de la CG XIII y el propósito de la reunión. La Hna. Kaneko les entregaró las impresiones ya traducidas al japonés. Los maestros mostraron interés y seriedad mientras leían las seis llamadas universales. Luego, señaló que de las seis llamadas, "Laudato Si" podría ser el enfoque para los alumnos de preescolar el próximo año. Su profundización se hará no solo con los niños pequeños sino que también incluirá a los padres y ex alumnos. Ella les aseguró que el tema no es algo con lo que no estén familiarizados. En la práctica, ya lo están "viviendo" de muchas maneras simples. El desafío es conocer el espíritu detrás de lo que están haciendo, es decir, la espiritualidad detrás de esto. Al final, el Director, quien no es católico pero colabora enormemente en nuestra misión, agradeció a las Hermanas "por el importante mensaje" y expresó "el deseo de estar cerca de ellas" (es decir, por su llegada y al compartir cosas importantes sobre la Congregación) .

Familia de la Madre Candida en Shimane. Se compone de ocho participantes: 7 japoneses, todos católicos. Han experimentado en varios grados y a lo largo del tiempo la formación impartida por nuestras hermanas en los últimos 60 años en esta área. Algunos de los participantes ahora están jubilados y estamos trabajando en el apostolado de la parroquia, otros continúan siendo qdministradores y personal docente de Shotoku Gakuin. Carmela Rey, la única extranjera en el grupo ahora está en su cuarto año como profesora de la escuela.

 

Las hermanas fueron recibidas con gran hospitalidad y entusiasmo. La sensación fue como de "volver a casa". A una familia que no se ha visto desde hace algún tiempo. El punto culminante de la transmisión fue la parte de compartir, donde cada uno compartió sinceramente sus reacciones, preguntas, puntos de aclaración después de leer el texto. Alguien preguntó: "¿Qué es el discernimiento comunitario?", Uno compartió sobre su experiencia con los migrantes y los desafíos que enfrentan, así como su preocupación por la formación de la próxima generación, uno sintió que la voluntad de Dios para ella ahora es trabajar con niños y familias cristianas y presentarles a Dios, otro se sintió emocionado de seguir un proyecto muy en línea con Laudato Si, otro estaba preocupado de cómo continuar la formación de maestros y estudiantes no cristianos. Hna. Lynn, que tiene mucha experiencia acompañando a los laicos, respondió de una manera muy clara y simple, puntos que plantearon. Flor, por otro lado, contextualizó las seis llamadas en el entorno japonés. ¡Todo esto, por supuesto, gracias a nuestros traductores muy capaces: Kawakami-sensei y Megumi Kajita-sensei!

¡La experiencia de transmisión fue verdaderamente la obra del Espíritu Santo! Al principio no sabíamos qué hacer, pero abrió los ojos, los oídos y el corazón de los participantes a su mensaje más allá de las barreras del idioma y nuestros límites percibidos. En la misión de Japón, Él continúa "tejiendo sus caminos" para llevar a cabo su plan Divino de maneras concretas y tangibles. Como dijo la Hermana Lynn, se podía sentir que hay una Familia "emergente" de Madre Candida en Japón. Continuamos "caminando con ellos", apoyándolos mientras continúan descubriendo la belleza de su vocación laica, encuentran su propio camino y "florecen donde están plantados".

0
0
0
s2sdefault