C:UsersUsuarioPicturesFOTOS PERSONALES49 DICIEMBRE 21 2019Camera20191214_104719.jpg

Existe un territorio pluriétnico, hermoso y olvidado en el extremo norte de Colombia llamado Guajira que limita con el mar caribe y Venezuela.

Esta península tiene particularidades geográficas y demográficas únicas en el mundo con contrastes y extremos que van desde el desierto y bajas planicies hasta el sistema montañoso de la Sierra Nevada de Santa Marta, rodeados ambos por ese imponente océano de diversas tonalidades de azules que se extiende a lo largo de la región ocupada en gran mayoría por grupos indígenas y mestizos.

C:UsersUsuarioPicturesFOTOS PERSONALES49 DICIEMBRE 21 2019Camera20191214_091702.jpg

La comunidad educativa del Colegio Reina de la Paz de las Hijas de Jesús articulada con la Fundación “Mujer y Hogar” ha querido acompañar y sentir en primera persona la realidad de los indígenas Wayuu de la zona de la alta Guajira. Hemos viajado hasta allá, donde termina la carretera de asfalto en la población de Uribia y empieza un trayecto en medio del desierto de arena, piedra, arbustos y cactus como el Yotojoro que emplean los nativos para construir sus ranchos.

Llegamos hasta la Ranchería La Playa de esa nación Wayuu de rostros rojizos enmarcados con largas cejas, de miradas reflexivas y esperanzadoras, con amplias sonrisas cuando entran en confianza, de hombres pescadores y pastores de chivos, de mujeres tejedoras que caminan en las arenas vestidas con mantas hasta los pies de intensos colores que se mueven con el viento persistente que viene del norte, todos esperando un mejor futuro. 

Hemos sido testigos presenciales del trabajo iniciado. Ya funciona una escuela en primerainfancia liderada por la maestra wayuu Rosario y colaboradores, con el respaldo de la Fundación y que se proyecta ampliar hasta educación primaria. La escuela cuenta con, biblioteca, panadería, bodega de alimentos gestionados por medio de donaciones para dar al estudiantado educación y bienestar en la jornada de estudio. 

En frente de la escuela se encuentra una blanca capilla donde se realiza la novena de Navidad en esta época y será testigo con la ayuda de Dios de una creciente evangelización. También se cuenta con una planta desalinizadora necesaria en esta zona desértica para abastecer de agua a la población local.

La Fundación ha promovido la calidad de vida mediante campañas respetando la identidad cultural y ancestral de Los wayuu. En medio de las carencias es bastante lo realizado y mucho lo que C:UsersUsuarioPicturesFOTOS PERSONALES49 DICIEMBRE 21 2019Camera20191214_184448.jpghay por realizar. 

El colegio Reina de la Paz y su programa de misiones de nuestra “Pastoral con arraigo social” desde el corazón solidario y voluntario de cada integrante de nuestra comunidad ha enviado este año un nuevo cargamento de agua, juguetes y mercados para este buen propósito.

Ese domingo 15 de diciembre cientos de rostros se iluminaron y sonrieron en esa gran fiesta de aguinaldo navideño donde asistieron más de 3.000 indígenas wayuu de distintos lugares de la región, quienes recibieron refrigerio, almuerzo, ropa nueva, juguetes, mercado y medicinas acompañados por los integrantes de la Fundación “Mujer y Hogar” y todo el grupo de voluntarios y colaboradores comprometidos con esa misión.

Y en esa tarde después de recibir tantas muestras de agradecimiento, tantos “anaayawatchi” (gracias en idioma Wayuunaiki) y después, contemplando el ocaso con esos extraordinarios matices en el cielo, comprendimos que la grandeza y misericordia de Dios estaba ahí, y la Virgen desde ese cerro “Pilón de azúcar” a orilla del mar confirmaba su intercesión por todas y todos.

Dios escucha el corazón generoso. 

¡Hay mucho por hacer! 

Roger Pérez Nieto. Coordinador Comunitario 

Colegio Reina de la Paz. Bucaramanga - Colombia

0
0
0
s2sdefault