Una de mis propuestas, entre otras, en este tiempo de aislamiento que se nos “impuesto” ha sido la de formarme más en asuntos que tengan que ver con lo más propio de nuestra condición humana en general, con el único objetivo de seguir creciendo y formando mi ser personal.

Como todo nos llega en el momento oportuno, estoy teniendo la suerte de enriquecerme cada día, con los excelentes videos youtube de este médico que, realmente vale la pena escucharles. Todos los días saco mi espacio para la escucha, reflexión, aplicaciones y consecuencias de sus aportes.

Es médico español, nacido en Madrid en el año 1955, especialista en aparato digestivo y cirugía general, con más de 26 años en quirófanos, en diferentes países. Eminencia mundial en inteligencia y cognición humana. Miembro de la New York Academy of Sciencies. Felow en cirugía de la Universidad de Harvard y con otros estudios en USA, Suiza, Francia, Inglaterra… Ponente internacional muy cotizado en Congresos y diferentes eventos científicos. Autor de una buena colección de libros…

El mismo nos dice que, muy inquieto como médico por esa conexión profunda con el ser humano, buscó qué podía hacer para ello y hacer frente a desafíos muy serios, pues tenía una formación muy técnica y científica que él necesitaba completar con cierta inquietud, buscando más qué podía hacer para que la comunicación y la conversación activaran mecanismos en el cuerpo de las personas que favorecieran la curación de diversas situaciones, pues tenía la certeza de las fuerzas internas presentes en las personas para su mejor restablecimiento. Era cuestión de llegar a ellas. Y se encontró con una ciencia que, apenas estaba en sus orígenes cuando él acudió, como es la psiconeuroinmunobiología, es decir: cómo la mente, a través del sistema nervioso y endocrino puede afectar al sistema de defensa o inmunológico de la persona. Esto le llevó a entrar en otros campos como el liderazgo, la comunicación y a tomar perspectiva sobre la forma como nos tratarmos unos a otros, como nos hablamos unos con otros, de cómo entendernos a nosotros mismos, a los demás y al mundo. “Si bien la medicina es una ciencia apasionante, el ser humano es la cuestión infinita…” siempre por seguir descubriendo.

Su interés por la educación le surge entonces de su claro deseo por sacar del ser humano lo que verdaderamente tiene dentro. Dice que cada persona somos, por nuestra misma esencia, un granito de oro con las mejores posibilidades y no de cobre o estaño como tantas veces y equivocadamente nos lo creemos... Tiene la convicción profunda de que “ningún ser humano está llamado a la mediocridad”. Por el contrario, toda persona estamos llamadas a la grandeza y ésta, no la define la cultura sino nuestra propia naturaleza. Y sacar de dentro lo mejor es la gran tarea de la educación…

Tiene varios ejemplos muy dicientes para explicarlo. Uno, es el del joven de Detroit, donde él también estudió, de color con todo lo del “apartheid” que se vivía en USA en ese momento unido a una pobreza muy grande. La madre en un momento los propone a sus hijos que en vez de ver TV más bien lean libros, yendo a la biblioteca pública de la ciudad. Después de muchos hechos escolares que jugaban en su contra, un maestro logra tocarle su grandeza con un hecho pequeño y busca tocar el hilo profundo de su ser, señalado como el tonto de la clase. Recuperó la confianza en sí mismo, creyó que era posible aprender pese a su triste cuna y tener un futuro brillante. Pasó de ser el peor estudiante de la clase al mejor de su colegio, llegando posteriormente a ser el mejor neurocirujano infantil de la historia. Aplicó técnicas especiales que a nadie se le había ocurrido aplicar antes, en una operación histórica y exitosa en unos niños siameses, contando en el quirófano con la presencia de 70 eminentes profesionales y logrando un total éxito… Se trata nada menos que del Dr. Benjamín Solomon, Ben Carson.

En todo ser humano, enfatiza el Dr. Mario Alonso, hay un potencial, hay grandeza. Hay que crear unos espacios de oportunidad para que esas personas puedan mostrar lo que siempre han tenido y tendrán y que no podrán mostrar si no hay dichas posibilidades. Y esto, es tarea primordial de la educación, dice el Dr. Puig.

Considera también muy importante tener en cuenta la motivación para el aprendizaje y la vida que es lo que mueve a la acción, en una mezcla de la naturaleza y del entorno:

1° La de estar en un entorno seguro que la persona pueda controlar lo que pasa y sentirse que está en suelo firme.

2° La de sentirse reconocidos como personas, valorados por las demás.

3° La pertenencia al grupo donde cada uno sienta que es realmente acogido.

4° La del desafío, el reto. Si en la vida no hubiera retos sería muy aburrido…

5° Crecer, mejorar y progresar siempre.

6° Contribuir al bienestar de otras personas, el tener una vida con propósito.

Lo más importante es la motivación fundamental de la persona, dentro de estas seis. Si nadie se ha dado cuenta de los talentos que cada niña o niño tiene, esto es problema serio de la familia y de la escuela. Los talentos se descubren por algo que se te da bien, que es natural en la persona pero que no se le da, en su momento, la debida importancia…

Dejo a la curiosidad de los lectores la búsqueda de otros sabios aportes que nos hace, ante todo, por su ser personal al que se le capta de un muy amplio bagaje cultural y, al mismo tiempo, de una enorme sencillez. Características de las personas realmente grandes…

Teresa Ramírez, fi - Bogotá (Colombia)

0
0
0
s2sdefault