Queridas Hermanas:

Gracias a todas por aceptar la invitación a unirnos en torno al nacimiento de la M. Cándida. Creo que valió la pena, el esfuerzo, la preparación, el detalle de cada presencia por aportar su granito de arena. Disfrute mucho con la creatividad, con el compartir sencillo y fraterno, con la disponibilidad para estar y compartir la Vida.  Gracias hermanas.

Así se dirigía Marlene Serrano, la Supriora provincial de las Hijas de Jesús en la provincia Andina, a las hermanas de la Provincia. Ella misma las había invitado a compartir virtualmente los SIGNOS DE VIDA  que podían descubrir en su entorno.

Con este "encargo" prepararon su encuentro y celebraron un 31 de mayor "diferente". Como no era posible reunirse por el confinamiento, se adaptaron a las circunstancias y aprovecharon los medios disponibles. El encuentro virtual fue entrañable y ánimo para la vida. Dejamos que ellas nos lo cuenten. 

 

Hna. Basilia Colque FI

Fue una novedad entrar en las nuevas tecnologías para poder comunicarnos. Sonreírnos, saludarnos y expresar desde el corazón, en la distancia, nuestra cercanía como hermanas. Fue un gozo para todas. Especialmente poder celebrar juntas el nacimiento de Madre Cándida. Nos felicitamos por los talentos que tenemos y que en la reunión expresamos desde todas las presencias.                              

 

Hna. Felicia García  FI

La experiencia que vivimos el 31 con el encuentro de todas las hermanas de la Provincia fue buenísima. Espero que se pueda repetir, así nos conocemos aunque virtualmente. Me emocionó ver a Graciela ¡qué lindo! Muchas gracias a todas las que tuvieron esta idea y la llevaron adelante.

 

Hna. Teresa Rámirez FI 

Fue para mí un impacto sentir y ver la Provincia junta en un medio que antes no hubiéramos soñado.... y que nos dice que sí es posible recibir vida, ánimo, entusiasmo... Juntarnos todas físicamente, imposible.... pero por este medio brotó la creatividad, la cercanía entre todas, el cariño...

Me impactó la presencia de Matilde Polanco, acompañada con toda ese gente que hace posible la presencia y el trabajo en María Alejandra

Que crezcamos en este aprendizaje online para facilitar el encuentro y la Unión.

Un agradecimiento profundo a Graciela, nuestra Superiora General, que hizo el esfuerzo amoroso de acompañar  buena parte del encuentro pese a la diferencia horaria.

 

Hna. Fuencisla Sanz FI 

Fue una gozada ver como al abrir iban apareciendo las hermanas de uno y otro lugar, con esa emoción de saber que a miles de kilómetros podíamos vernos y oírnos.

Ver la nueva vida en las jóvenes de la Congregación, con esa alegría y entusiasmo, cantando con toda la ilusión... y ver también a las no tan jóvenes, tan sonrientes... Ver a Matilde Polanco y su testimonio de alegría en la situación que vive... Y la "guinda"... fue ver aparecer a Graciela. ¡Qué sorpresa! ¡Qué alegría! Gracias por esta iniciativa, querida Marlene.

 

Hijas de Jesús de Córdoba

Para nosotras fue una experiencia de unión y fraternidad. Una alegría de encontrarnos como familia de hermanas. Fue hermoso compartir los signos de vida y cómo podemos ser alivio a la humanidad desde nuestras fragilidades. Fue un lindo detalle la presencia de Graciela que dedico su tiempo para encontrarse con nosotras. También fue lindo poder ver a Matilde acompañada de tantos laicos.

 

Hna. Matilde Polanco FI 

Ayer fue Celebración de la Vida. Un aniversario lleno de presencias y gozo profundo. Me sentí hija, hermana, disponible, abierta al querer del Padre para esta hora del mundo.

Una vez más Madre Cándida nos alcanzó la gracia y el milagro de unirnos en una sola pantalla sin haber conocido la era digital.

Encontrarme con tantos  signos de vida teñidos de arrugas, fragilidades, servicios, soledades sufrimientos, alegrías... fue nuestra mejor ofrenda. "BENDITO SEA DIOS QUE TANTO NOS QUIERE"

 

Hijas de Jesús de Monterrico 

Las tecnologías en este tiempo de aislamiento, se han impuesto como medio de comunicación en el sistema educativo, laboral etc, con no pocas dificultades. Aprovechando la coyuntura, Marlene, nuestra Superiora Provincial nos invitó a compartir los signos de vida que podíamos descubrir en nuestro entorno. A algunas nos costó decidir cómo expresar, pero ahí estábamos con nuestro “producto” más sencillo o más elaborado, para expresar vivencias y sentimientos.

Así tuvimos el primer encuentro virtual de Provincia el día 31, cuando atentas a las comunicaciones de las Comunidades, íbamos presentando los signos de vida que podíamos descubrir en nuestro entorno, en la actualidad. Fue de mucha riqueza dicho “encuentro” con todas las Hermanas, reconociendo a muchas y ubicando a otras que quizás conocíamos solo de referencia. Disfrutamos mucho del ambiente de alegría que se generó durante el encuentro y que nos hizo formular que la propuesta de Marlene había sido una buenísima idea.

Gracias a todas las Hermanas por su granito de arena para generar la “fiesta” que ayer pudimos disfrutar. También, agradecer las novenas y otras producciones que nos fueron llegando los días anteriores y que nos acercaron más a Santa Cándida y a la Congregación Universal.

 

Hna. Rommy Villarroel FI                                                                                                                      

Despertar y sentir la gran alegría que el día había llegado. Celebrar  el nacimiento y la vida de una gran mujer que dio vida a un gran proyecto de Dios me emocionaba y daba gracias a nuestro Padre por pertenecer a una gran familia. Y como Hijas y hermanas nos encontramos, con mucha algarabía por vernos todas las de la Provincia, un gran regalo de la Madre Cándida el permitir encontrarnos utilizando los medios de comunicación. De cierta forma agradezco este tiempo de pandemia, pues nos ha dado la oportunidad de celebrar la vida, creo que si no hubiera existido, cada lugar lo celebraría en sus lugares y nos llegaría resonancia, pero no nos hubiéramos encontrado como lo hicimos.

Fue un momento de inmensa alegría el vernos, saludarnos, el compartir la vida desde lo que somos y hacemos, nos faltó tiempo para mucho, pero eso hace desear tener otro encuentro y vernos más seguido. Agradezco la iniciativa de las hermanas, el compartir sencillo y cercano, pero sobre todo me quedo con el gusto de que el amor de Dios nos hizo hermanas y nos quiere allí donde estamos cada una siendo Hijas de Jesús

 

Hna. Mª Carmen Caballero FI 

Gocé muchísimo en esta reunión online, al celebrar como Provincia Andina en Nacimiento de Santa Cándida y dar a gracias a Dios por ella y por todo lo que con ella nos regaló. Siento que nos abre un camino de encuentro y comunicación entre todas las hermanas de la Provincia. Lograr que no seamos sólo nombres que aparecen en el catálogo sino caras que vamos reconociendo y hermanas con las que nos podemos comunicar, “virtual” pero “personalmente”. Creo que este encuentro nos ha abierto la puerta a un reto que no podemos dejar a un lado.

Todas nos alegramos de habernos “visto” y “oído” aunque haya sido poquito. Conocer más de cerca y al mismo tiempo juntas lo que  se intenta vivir en los diferentes lugares de misión nos alegra, cuestiona y fortalece.

Gracias, Marlene, por haber posibilitado esta experiencia. Gracias, Graciela, por haber estado con nosotras.

0
0
0
s2sdefault