El 12 de septiembre de 2019, en el habitual videomensaje del Papa, Francisco invitaba a construir un pacto educativo global y nos convocaba para el día 14 de mayo de 2020 en Roma, en el Aula Pablo VI del Vaticano. Su objetivo, "reavivar el compromiso por y con las jóvenes generaciones, renovando la pasión por una educación más abierta e incluyente, capaz de la escucha paciente, del diálogo constructivo y de la mutua comprensión”. Puedes acceder al mensaje escrito AQUÍ.

El fin del Pacto es que representantes de las principales religiones, de organismos internacionales y del mundo académico, económico, político y cultural firmen un pacto mundial por la educación con el fin de construir una alianza entre la escuela, la familia y las mejores energías de la sociedad, para en el centro el desarrollo integral de la persona y el cuidado de la Casa común.

¿Qué ha ocurrido desde entonces?

En Marzo de 2020 se publica el instrumentum laboris y la web del PEG www.educationglobalcompact.org Pero, en marzo llegó el Covid-19, el confinamiento y las nuevas medidas de seguridad sanitaria. El acto de mayo se aplazaba.

El 15 de octubre de 2020, desde el Aula Magna de la Universidad Lateranense de Roma, en un encuentro promovido y organizado por la Congregación para la Educación Católica, "Pacto Mundial sobre la Educación. Juntos para mirar más allá", el Papa relanza el PEG (a partir del minuto 7:25) 

En su mensaje ofrece siete claves para llevar adelante el Pacto:

1 Poner en el centro de todo proceso educativo formal e informal a la persona, su valor, su dignidad, para hacer sobresalir su propia especificidad, su belleza, su singularidad y, al mismo tiempo, su capacidad de relacionarse con los demás y con la realidad que la rodea, rechazando esos estilos de vida que favorecen la difusión de la cultura del descarte.

2 Escuchar la voz de los niños, adolescentes y jóvenes a quienes transmitimos valores y conocimientos, para construir juntos un futuro de justicia y de paz, una vida digna para cada persona.

3 Fomentar la plena participación de las niñas y de las jóvenes en la educación.

4 Tener a la familia como primera e indispensable educadora.

5 Educar y educarnos para acoger, abriéndonos a los más vulnerables y marginados.

6 Comprometernos a estudiar para encontrar otras formas de entender la economía, la política, el crecimiento y el progreso, para que estén verdaderamente al servicio de la persona y de toda la familia humana en la perspectiva de una ecología integral.

7 Salvaguardar y cultivar nuestra Casa común, protegiéndola de la explotación de sus recursos, adoptando estilos de vida más sobrios y buscando el aprovechamiento integral de las energías renovables y respetuosas con entorno humano y natural, siguiendo los principios de subsidiariedad y solidaridad y de la economía circular.

Puedes leer AQUÍ el mensaje completo.

Pincha en el logo para conocer su significado.

 Puedes profundizar en las palabras clave del Pacto Mundial seleccionando la que quieras:

 

 Terminamos con las palabras del Papa en su mensaje del 15 de octubre y la pregunta que nos dejaba Graciela en su carta nº 11:

"Hacemos un llamamiento de manera particular a los hombres y las mujeres de cultura, de ciencia y de deporte, a los artistas, a los operadores de los medios de comunicación, en todas partes del mundo, para que ellos también firmen este pacto y, con su testimonio y su trabajo, se hagan promotores de los valores del cuidado, la paz, la justicia, la bondad, la belleza, la acogida del otro y la fraternidad. No tenemos que esperar todo de los que nos gobiernan, sería infantil. Gozamos de un espacio de corresponsabilidad capaz de iniciar y generar nuevos procesos y transformaciones. Seamos parte activa en la rehabilitación y el auxilio de las sociedades heridas". (Francisco)

"¿En qué nos interpela esta llamada del Papa a nosotras, llamadas a evangelizar a los pueblos a través de la educación?" (Graciela Francovig, Superiora General de las Hijas de Jesús)

0
0
0
s2sdefault