El EQUIPO DE COMUNICACIÓN INTERNACIONAL (EIC) fue anunciado oficialmente en la circular de nuestra Superiora General, donde nos decía:

" La comunicación ayuda que sepamos lo que estamos viviendo en unos y otros lugares del Cuerpo y es un medio de unión entre nosotros ”.

Como ya sabéis por la publicación del 10 de diciembre, el equipo está compuesto por cinco Hijas de Jesús que vivimos en diferentes partes del mundo:

Mª Teresa Pinto,  Atiende la comunicación "en" y "de la" Congregación, desde el Gobierno General;

Mª Luisa Berzosa, (Roma), coordina el equipo además de dedicarse, entre otras cosas, al acompañamiento personal y de instituciones.

Celina García, es juniora y vive en Córdoba (Argentina) y es estudiante de Teología.

Mª José Fernández, da clases en un colegio de Madrid (España).

Lee Uera, reside en Parañaque (Filipinas) y es la responsable de comunicación de la provincia de Índico-Pacífico.

La reunión inicial del grupo se llevó a cabo el 23 de diciembre de 2020 por videoconferencia  en tiempo "sincronizado", ya que los miembros venimos de diferentes zonas horarias. Cuando Oriente va a dormir, América se está levantando y Europa ve llegar la hora de comer. Necesitamos acompasar horarios y ritmos, algo que nos ayuda a hacernos conscientes de nuestro universalismo ya desde la organización externa. También la lengua nos lo recuerda: un español que tiene sus matices (de España y de Latinoamérica) y el esfuerzo de Lee por recuperar su buen español, que es también una oportunidad para practicar nuestro inglés, muy escaso en algunas de nosotras. María Luisa dio la bienvenida a los miembros y expresó la alegría del encuentro de diferentes partes del mundo.

En la primera reunión compartimos qué tareas estábamos realizando en los lugares donde nos encontramos, nuestros sentimientos y disposición con respecto al envío que hemos recibido y las posibilidades personales de trabajo en este particular servicio que nos pide la Congregación. Se repite la ilusión, el deseo de colaborar en la comunicación de la Congregación, de hacer equipo entre nosotras y de ayudar a que la comunicación sea una ayuda para la unión y la misión de las Hijas de Jesús. También somos conscientes de nuestras limitaciones; unas son de tiempo, otras de conocimientos de comunicación -tema complejo en nuestro mundo-, pero confiamos en el equipo, en la ayuda mutua y en que Dios nos irá marcando el camino si estamos a la escucha. 

En las reuniones, la oración tiene un lugar fundamental. Comenzamos actualizando la presencia de Dios en cada una y en el grupo, dejándonos interpelar por su Palabra y por la resonancia que tiene en nosotras. Después llegan los temas del orden del día, las reflexiones. Queremos que cada trabajo responda de verdad a lo que Dios quiere que el grupo trabaje. Experiencia de trabajo, experiencia de Dios, experiencia de "andar en discernimiento". Por eso al final aparece siempre la pregunta: ¿Cómo me voy?

Continuamos el próximo 30 de enero. Nuestra primera tarea será hacer el mapa de comunicación de la Congregación con los datos que ya hemos pedido a las Provinciales.  Después queremos hacer un sencillo proyecto de equipo para comenzar a pensar un Proyecto de Comunicación. Os vamos a necesitar. Ahora, como dice el Papa Francisco, "Pedid por nosotras. Lo necesitamos". Más adelante serán otras las colaboraciones porque la comunicación de la Congregación es de todas, es de todos.  Todos comunicamos.

Lee Uera FI - Parañaque (Filipinas)

0
0
0
s2sdefault