Hoy, 25 de mayo, se celebra el día de África, una fecha simbólica que recuerda el nacimiento oficial en 1963 de la Organización de la Unidad Africana (OUA), predecesora de la actual Unión Africana (UA), una organización regional que agrupaba a los países del continente. Fue decretado con el objetivo de dar a conocer las necesidades a las que se siguen enfrentando todos sus países y revindicar todos los avances socioeconómicos que han alcanzado, incluyendo su liberación del colonialismo.

El origen de esta celebración tiene sus bases en el primer Congreso de los Estados Africanos en el año 1958. Allí se congregaron representantes de varios países y se mostró la firme determinación de estos pueblos por liberarse de la colonización extranjera.

En esta Conferencia se propuso la celebración de un Día de la Libertad Africana y a partir de ese momento, se continuaron efectuando los encuentros entre los distintos jefes de estado del Continente Africano, donde nace la llamada Organización para la Unidad Africana el 25 de mayo de 1963 y que posteriormente se cambiaría a Día de África.

Coincidiendo con este día, hemos hablado con las Hijas de Jesús que están en Mozambique.

¿Dónde estáis las Hijas de Jesús en Mozambique?

La Comunidad de las Hijas de Jesús en África, como muchos de vosotros ya sabéis, está sobre todo en la provincia de Cabo Delgado, en el norte del país, en la Misión de Metoro y en la ciudad de Pemba, también hay una Hermana en la Capital Maputo.

¿Cuál es la situación actual del país?

La zona más norte de la provincia vive una situación de violencia, guerra terrorista, desde 2017, que ha hecho desplazarse e sus aldeas a miles de personas y refugiarse en zonas más seguras, entre ellas Metoro y Pemba, lo cual afecta a la situación social de estos lugares, pues aumentan las necesidades de atención de todo, incluyendo educación y salud.

¿Cómo ha afectado allí la pandemia? 

Además la pandemia, que es universal y afectó a todos, aquí tiene sus connotaciones especiales. En concreto en educación el año 2020, se cortó toda actividad escolar. Los alumnos no tuvieron clases ni actividades alternativas. Aun así en 2021 cambiaron de curso escolar. Pero ese mismo año siguieron los protocolos de la pandemia afectando, pues para atender a todos se redujo el número en los grupos y así solo iban a la escuela dos días 4 horas, esto siguió también el primer trimestre de 2022. No se necesita explicar mucho las graves consecuencias que esto supone en un sistema que ya era muy flaco.

La pandemia afectó en todos los campos, se suprimieron también cultos y actividades pastorales. En este momento se está retomando la normalidad.

Así, teniendo en cuenta la situación, se tiene más necesidad de apoyo en la escuela y se creó, mejor dicho, se retomó el grupo de refuerzo educativo, que atiende los alumnos más atrasados, y se atienden también las necesidades de todo tipo de los desplazados.

También se pudo volver a abrir la Escuela Infantil, preescolar, que estaba totalmente cerrada, empezó con límite de número y ya se está normalizando. Se atiende unos 200 niños y niñas de 3 a 5 años.

Se volvieron a iniciar las actividades con la infancia y adolescencia misionera y los grupos de jóvenes, estos es más desde la pastoral parroquial, hay que tener en cuenta que la mayoría de la población es musulmana.

En la Parroquia existe también un centro da salud alternativa, con plantas medicinales y métodos naturales, que dada la fragilidad del sistema de salud público es muy necesario. FASFI lo impulsa gracias al proyecto "Cuidando la salud". En este momento aumentó el problema de desnutrición infantil, por falta de recursos y muchas veces por muerte de la madre. Así, desde ese Centro se trata de acompañar estos casos y se atiende con un proyecto de leche infantil, que apoya una organización portuguesa: Amigos de Raul Follerau.

¿Qué nuevos retos afrontáis ahora? 

Desde Pemba se colabora desde el Secretariado de Pastoral, acompañando las comisiones. Con varios campos, destaco la atención a los desplazados y los jóvenes.

En este momento estamos viviendo acontecimientos importantes: hace unas semanas se celebró el encuentro diocesano de jóvenes, en Namuno, primera Misión en Cabo Delgado, con representantes de todas las parroquias de la diócesis, eran 300 jóvenes.

Tenemos un obispo nuevo y el día 21 fue su toma de posesión en la ciudad de Pemba, con mucha participación de toda la diócesis.

El día 22 ha sido el Jubileo de los 100 años. Es la primera Misión que se abrió el día 22 de mayo de 1922. En esa fecha llegaron los primeros misioneros, los Padres Monfortinos. Acompañaron este acontecimiento casi todos los obispos de  Mozambique y representantes de todas las parroquias, a nivel civil también fue hasta el Sr. presidente del Gobierno.

Son una pequeña muestra de lo que se hace, lo más importante es quizá el vivir cada día con esta comunidad de la que tanto aprendemos.

 

 

0
0
0
s2sdefault