Del 10 al 14 de julio, nuestra Superiora general, Graciela Francovig, está haciendo la visita canónica a las HH. del Noviciado Internacional de Córdoba (Argentina). Esta comunidad es lo que llamamos una "casa de formación". A Sônia Regina, la consejera que tiene asignado el campo de la formación, le hemos preguntado por estas casas.

¿Cómo defines una casa de formación?

Una casa de formación es una comunidad de Hijas de Jesús donde las jóvenes que sienten la llamada a seguir Jesús en la Congregación, inspiradas por el carisma de la Madre Cándida, pueden vivir por tiempos determinados y experimentar, junto a este grupo de hermanas, la vida en misión de las Hijas de Jesús. En cada etapa del inicio de la formación: postulantado, noviciado y juniorado, las hermanas de las casas donde están estas jóvenes deben favorecerles un ambiente comunitario donde puedan encontrar apoyo y ayuda para madurar sus personas, su vocación, conocer más a Jesús, a la Congregación, animándolas a una respuesta progresiva de compromiso con su propia formación.

¿Cuál es su estructura?

Cada etapa de la formación inicial de las Hijas de Jesús tiene objetivos concretos, unos son comunes y otros específicos de cada etapa, según nuestras Constituciones y el Plan General de Formación. Es así para que las jóvenes puedan progresar en este camino de conocimiento, maduración, crecimiento y entrega comprometida de sus vidas. En general cuidamos que nuestras casas de formación tengan una estructura sencilla y estén ubicadas en ambientes populares y vulnerables, que favorezcan el contacto de las formandas con la vida de las personas, la participación en la Iglesia local y también con posibilidades para la formación humana, religiosa, teológica y pastoral, según lo que pide cada etapa formativa. Y como no se puede concebir la formación para la vida religiosa-apostólica fuera de una comunidad, -no nos formamos solas-, es muy importante la presencia de la “comunidad formadora”; Hijas de Jesús que colaboran con la Encargada de Postulante, la Maestra de Novicias o la Maestra de Juniora y, que con su testimonio de vida, ayudan a crear un ambiente comunitario sano y alegre, donde se aprenda a crecer en espíritu de fe y disponibilidad; sencillo, acogedor y abierto a los contextos donde estamos.

¿Históricamente siempre ha sido la misma?

A lo largo de la historia las casas de formación fueron cambiando de lugares, culturas y estructuras, porque la Congregación se expandió en diferentes continentes y países donde el carisma se fue inculturando con el surgimiento de nuevas vocaciones. También por los cambios y orientaciones de la Iglesia y de la Vida Consagrada. Hace ya unos años, por la realidad cada vez más intercultural de nuestra Congregación, se optó por tener algunas ‘Casas internacionales de formación’, para favorecer así el universalismo y la unión del Cuerpo en la gran diversidad cultural.

¿Hacia dónde evolucionan las casas de formación?

Actualmente el número de vocaciones crece en Asia, concretamente en Vietnam, donde tenemos el mayor número de formandas.

¿Cuántas casas de formación de las Hijas de Jesús hay?

Hoy tenemos:
- Postulantado en Bangladesh (Provincia Indico Pacifico)
- Postulantado en República Dominicana (Provincia Brasil-Caribe)
- Comunidad de Formación de Asia Oriental en Manila –Filipinas- (con postulantes y novicias del Continente, Indonesia y Vietnam)
- Noviciado Internacional en Córdoba, Argentina. (Provincia América Andina)
- Juniorado en Filipinas (Provincia Indico Pacifico).

¿En qué se diferencian?

En la cultura, lengua, adaptación a cada realidad donde están ubicadas, por la especificidad de las actividades del plan de formación propio de cada etapa y la interculturalidad en las que son internacionales.

¿Quiénes están en las casas de formación?

En cada casa de formación están las formadoras de sus respectivas etapas, las jóvenes en formación y algunas hermanas que constituyen la comunidad formadora.

0
0
0
s2sdefault
  • Cristocentrismo

  • Filiación

  • Universalismo

  • María

  • Camino

WHO WE ARE

We are a group of women consecrated to God who have come by different paths. We live in community and move through 19 countries, wherever the needs of persons are greater.

DAUGHTERS OF JESUS

We want to follow Jesus, responding thus to a call that changed our lives and that has been transforming our way of understanding all reality. Today, being “Daughters of Jesus” is to be with Him, to contemplate life with His gaze, to try to live as He lived, to treat people as He did, to listen, to forgive and to lift people as He did, to seek with passion, like Him, so that what God wants for this world, his dream for all humanity, may be fulfilled. Our religious family feels especially called to live in a filial attitude toward God as Father, characterized by trust, confidence in his unconditional love, and praise. That face of God that we contemplate invites us to fraternity with everyone, to gratuitousness, simplicity and joy.
Organization

SAINT CANDIDA MARIA DE JESUS

She is our Foundress, a woman who relied totally on God from her sensitivity to the most needy. It was in Salamanca, on December 8, 1871, when, with five other women, her adventure began with nothing more than the trust born of the knowledge that what one undertakes is “what God wants”. In this manner and with the name of Candida Maria de Jesus, this woman of scant education and scarce material means founded the Congregation of the Daughters of Jesus in one of the most important university cities of the 19th century, in Salamanca. The exclusion of women and the economically weaker classes from the fields of education moved Mother Candida to begin this path.

WOULD YOU LIKE TO BE AN HIJA DE JESÚS?

Young... adult... Are you looking for a meaning life? We have found it in a free and generous commitment to the Lord. If you want to know more about us, we can walk together and enrich ourselves. We are here to welcome you: web@hijasdejesus.org