Ya ha pasado un año desde la publicación de “Laudato Si” pero el texto completo todavía no ha sido publicado en Japón debido a la ardua traducción que lleva consigo. Sin embargo, esto no ha dejado a la Asociación de Superioras Mayores de elegirlo como el principal tema en su Asamblea General de este año, que se tuvo en la Parroquia de la Sagrada Familia en Osaka del 1 al 4 de junio. Participaron 65 Congregaciones, con la presencia de Nuncio Apostólico de Japón, Mons. Joseph Chennoth y el Obispo de Osaka, Mons. Manyu Maeda.
El primer día, un sacerdote diocesano de Nagaski, P. Hiro Kamatsu, habló sobre “Contenido general de “Laudato Si!”; el segundo dia, un profesor de la Universidad de Sofia, el Sr. Fumihiko Kubo sobre “La fe cristiana y la radiación nuclear” (uno de los problemas muy controvertido en el pais); el tercer dia, el Obispo Isao Kikuchi sobre “Repensar la evangelización”. Estas tres conferencias han sido la base para el estudio del que han surgido varias sugerencias.

Las participantes se han sentido especialmente motivadas por los siguientes puntos:
- Todo lo que Dios ha creado está interconectado (Ecología integral)
- Nuestro planeta está herido por la cultura del descarte y la globalización de la indiferencia.
- El uso de la energía nuclear “no es compatible con el respeto por la vida y por el medio ambiente”.

Por eso, el Papa Francisco hace una llamada a que cada Congregación religiosa se comprometa de modo concreto a:
- Salir de las propias seguridades.
- Abrir el corazón y salir al encuentro de los que nos rodean.
- Preguntarse constantemente qué queremos dejar a las siguientes generaciones, y optar por un nuevo estilo de vida.

Como nueva tarea para este año la Asociación de Superioras Mayores de Japón se compromete con los dos temas siguientes:
1.Apoyo a los damnificados del terremoto de Kumamoto, ciudad en el suroeste de Japón que se ha visto afectada recientemente por una serie de terremotos, el más fuerte de 7.3 de magnitud causando daños en casas, edificios, carreteras, y en zonas montañosas, y dejando muchos de muertos y heridos y gente sin casa permanente hasta ahora.
2.Colaboración en el Proyecto “Talita Kum Japan” (Proyecto en equipo, en Japón, para abordar el problema de la trata de personas como mujeres, migrantes, niños mestizos, etc.).
Las Hijas de Jesús somos una Congregación muy pequeña en Japón, pero continuamos estando presentes en estas reuniones, a pesar de nuestras limitaciones de idioma, siendo unas con la Iglesia de Japón en sus muchas preocupaciones al enfrentarse con los retos de la nueva evangelización. Hacemos lo que podemos para colaborar con gestos sencillos, creyendo firmemente que “Se necesita solo un poco de levadura para hacer fermentar toda la masa” (Gal. 5, 9).

0
0
0
s2sdefault