Al iniciar el año 2017, nos gustaría compartir con vosotras el siguiente artículo que fue publicado originalmente en japonés en la edición del 25 de diciembre del semanario católico "Catholic weekly", el periódico nacional de la Iglesia Católica en Japón. El "Edificio Antiguo del Convento Hayama de las Hijas de Jesús" o más conocido como "Casa Blanca" o "Casa Cándida María" fue nuestro primer convento en Japón. Aquí, compartimos con vosotras parte de nuestra historia y nuestra visión para su futuro. La traducción fue hecha por John T. Kawakami-sensei. Casa Blanca también fue presentado en un documental producido por una conocida cadena de televisión japonesa mostrado en todo el país en enero de este año.
Edificio antiguo de Hayama Convento de Hijas de Jesús está registrado como propiedad cultural nacional --- Muebles y mobiliario todavía en uso ahora ---
El 18 de noviembre, el Consejo Nacional de Asuntos Culturales presentó al Ministerio de Educación, Cultura, Deportes, Ciencia y Tecnología como un bien cultural tangible registrado el antiguo edificio del Convento de Hijas de Jesús de Hayama (Ayuntamiento de Hayama, Prefectura de Kanagawa). Las hermanas han tenido un cierto sentimiento de carga en el mantenimiento del edificio antiguo, pero según algunos informes, algunos nuevos proyectos se han comenzado también por los ciudadanos.
El dicho edificio del convento fue construido en 1914 como una villa del Príncipe Imperial, Príncipe Higashi-Fushimi-Miya Yorihito (1867-1922).
  
Incluso después de la muerte del príncipe, el edificio había sido utilizado como villa, pero en 1952, después de la Segunda Guerra Mundial, se convirtió en la propiedad de la congregación. A la congregación se le dio el activo de la Diócesis de Yokohama que lo había comprado, y sirvió como una base clave de la congregación en Japón. Aunque la congregación había estado involucrada en el trabajo pastoral en China, los miembros habían sido expatriados.
Las características del edificio son las paredes exteriores blancas de la tabla de madera y los sótanos de la cantería. Los interiores se han reformado para el uso de los retiros y la estatua de María Nuestra Madre está fija, pero los muebles y el mobiliario del "período de la villa" todavía están en uso con su insignia de la familia del crisantemo de la familia imperial.
Los días de semana, los padres del anexo jardín de infancia se reúnen allí y aprenden la Biblia o el idioma español, y los fines de semana, está abierto para el uso de la iglesia o eventos locales.
La autoridad municipal de Hayama y sus vecinos expresaron su esperanza de registrar el edificio como un bien cultural tangible nacional. Sobre esta petición, la congregación comenzó su procedimiento. La Hna. Yolanda Brandolin, de la congregación, dice que el procedimiento fue sin problemas debido a que el edificio ya había sido elegido como uno de los "Cien Edificios de la Prefectura de Kanagawa", pero al mismo tiempo su mantenimiento les había sido algo gravoso.
"La comunidad está compuesta por 11 hermanas, entre ellas 6 tienen más de ochenta años. El mantenimiento de una vieja construcción de madera cuesta dinero, pero no teníamos idea de recaudar fondos para ello. Además, las instalaciones del antiguo edificio no son convenientes, por lo que incluso los miembros de la iglesia lo utilizan cada vez menos ".
Sin embargo, también añade "hay algo que aprender del edificio". Por ejemplo, aunque el edificio en sí es de estilo occidental, tiene una habitación tradicional japonesa en su parte central. "Parece que el príncipe Higashi-Fushimi-Miya que había estudiado en el extranjero era un hombre de carácter abierto. Su propio edificio nos recuerda que atesorando tu propia cultura, serás capaz de aceptar las culturas de los demás. Espero que este edificio ayude a más personas a reunirse con otros y sirve como un lugar evangelizador al convertirse en una propiedad cultural tangible nacional".

En enero de 2016, los residentes locales comenzaron en este edificio una reunión llamada 'Hayama Tertulia', que significa ‘una fiesta que trae alimentos en España, el país de origen de la congregación’. Ésta se realizó después del "Salón Cultural para Preservar la Villa del Príncipe Higashi-Fushimi-Miya", que había comenzado en mayo de 2015 propuesto a la congregación como un medio para recaudar fondos para su mantenimiento.
La reunión se realiza una vez al mes, y consta de tres partes: (1) alguna presentación musical o charlas de los participantes (2) recorrido del edificio (3) fiesta.
Akemi Matsuo, un residente de la ciudad de Zushi, Prefectura de Kanagawa, que inició el plan, dice: "El objetivo de las reuniones es recaudar fondos, pero a través de las reuniones he encontrado los participantes, casi todos extranjeros al principio, conocerse cada uno a los otros escuchando lo que la "historia" que otras personas tienen que decir, o son profundamente conmovidos por las historias de las hermanas. Ahora, siento que es más importante hacer de este un sitio "para intercambiar mutuamente y enriquecer el corazón" que reclutar más gente para unirse".
"Lo que es más gratificante para mí es que las hermanas se complacen en compartir, llamando a esto 'wakachi-ai'. Espero que esto sea una oportunidad para que mucha gente conozca la villa".

By Flor M. Florece fi

0
0
0
s2sdefault