loader image

vidas fi

Angenita Gallo Valkenburg

Amo al Dios de la vida que se encarnó para que tuviéramos vida en abundancia.

Amo la vida, puede parecer obvio pero en realidad no lo es y el mundo en que hoy vivimos nos lo demuestra en el progresivo deterioro de nuestra casa común y la humanidad que la habita.

Amo al Dios de la vida que se encarnó para que tuviéramos vida en abundancia y amo mi vocación que se prodiga para un mundo más justo humano y fraterno.